Alopecia femenina

Una cabellera saludable, con pelo abundante y fuerte, se considerada un atributo físico positivo, que cobra mayor relevancia cuando hablamos en términos femeninos.

El cabello en la mujer, como marco del rostro, representa el estandarte de su belleza y feminidad.

Es por ello que la alopecia femenina, ya sea por causas genéticas, hormonales u otros factores, supone una gran amenaza para la mujer, provocándole trastornos psicológicos y emocionales importantes, como ser baja autoestima, estados de angustia y en el peor de los casos, depresión ante las consecuencias estéticas causadas por la caída del pelo.

Según la International Society for Hair Restoration Surgery ( ISHRS), cada año crece el porcentaje de mujeres que padecen alopecia, disminuyendo la diferencia existente entre hombres y mujeres que enfrentan esta situación. En consecuencia, cada vez son más las pacientes que acuden a la consulta en busca de un diagnóstico y solución a este problema.

Tipos de alopecia en la mujer

Diversas son las causas que provocan la pérdida de cabello en las mujer. Según las cuales podemos clasificar los siguientes tipos de alopecia femenina:

Alopecia Androgénica:

La causas principal de éste tipo de alopecia es la predisposición genética, los niveles inadecuados de las hormonas endocrinas (andrógenos) y la edad avanzada. En este tipo de alopecia los folículos pilosos susceptibles a los derivados androgénicos inician un proceso de miniaturización del cabello hasta su caída final, provocando claros o zonas despobladas de pelo.

Si bien presenta muchas similitudes con la calvicie masculina, estéticamente se ven diferentes, presentando en la mujer una perdida de pelo difusa, con poca densidad en la parte superior de la cabeza que va disminuyendo en la zona posterior y lateral.

Alopecia Areata:

Las causas de la alopecia areata aún no se encuentran establecidas. Se presenta en forma de parches redondos en la cabeza, totalmente despoblados de pelo.

En los casos de alopecia universal la pérdida del pelo se produce en todo el cuerpo. No existen, todavía, tratamientos realmente efectivos para combatir este tipo de alopecia, salvo algunas terapias con medianos resultados.

Efluvio telógeno:

Se caracteriza por una caída repentina del cabello, en mayor cantidad que la habitual, dando lugar a zonas calvas.

Este tipo de alopecia es generalmente de carácter reversible, frenándose la caída una vez superada la situación que la generó y volviendo a crecer el pelo de manera normal.

Las causas pueden deberse a enfermedades sistémicas crónicas, niveles elevados de estrés, situaciones traumáticas, dietas inadecuadas, posparto, ingesta de ciertos fármacos, etc.

En las mujeres el tipo de alopecia más frecuente es la alopecia androgénica.

Escala de Ludwig:

Con el fin de unificar criterios terapéuticos, médicos y quirúrgicos se ha establecido una escala que define el patrón de pérdida de cabello en la mujer con alopecia androgénica.

Esta escala se denomina Escala de Ludwig y consta de tres grados de evolución:

 

Tipo I:

Presenta perdida de cabello moderada notándose una disminución del grosor del pelo.

Tipo II:

El volumen de cabello desciende de manera importante, observándose un retroceso de la línea media.

Tipo III:

se evidencia una pérdida grave del cabello en la parte superior de la cabeza, con una considerable extensión sin pelo en la línea media de separación.

 

Tratamiento

Actualmente existen tratamientos médicos y quirúrgicos para combatir la calvicie femenina, con excelentes resultados.

El primer paso es acudir a un especialista para realizar un diagnóstico preciso que permita determinar el tratamiento médico o farmacológico adecuado o indicar, si corresponde, un trasplante capilar.

NO PERMITAS QUE NADA TE ROBE LA SONRISA